¿Qué es el yoga?

Según “Claves del Yoga”, de Danilo Hernández, uno de los libros más completos y didácticos sobre la práctica del yoga, esta palabra: yoga, tiene dos significados principales: unión y técnicas o métodos para llegar a dicha unión.

El yoga no es una religión, un culto, ni un sistema de creencias. Contiene una amplísima gama de enseñanzas, y a pesar de las apreciaciones subjetivas y divergencias, siempre existe una versión objetiva que puede integrar su concepto. En la raíz del yoga está la auto-indagación.

En la primera acepción, la palabra “unión” puede entenderse en un doble sentido. La unión con uno mismo; la integración armónica de todos los estratos del ser humano y también la unión del individuo con el cosmos; que es la integración del individuo con todo el universo circundante, en la que prevalece el sentimiento de ser una misma y única cosa con el Todo.

En yoga, todo lo que hacemos, ya sea una postura de yoga, practicar un pranayama, una meditación o un recitar un mantra, tiene el propósito de ayudarnos a conectar con nosotros mismos y ser más conscientes de nuestra experiencia de vida de una manera más significativa.

La segunda acepción de la palabra yoga, se refiere al conjunto de técnicas aplicadas al desarrollo integral del ser humano. Los métodos y actitudes mediante los cuales es posible realizar el estado de Yoga (unión). En este sentido, el yoga puede definirse como un conjunto de técnicas de perfeccionamiento del ser humano, a nivel físico, mental y espiritual.

Por ejemplo, comprender el equilibrio del esfuerzo y la liberación en su práctica de yoga requiere atención y sensibilidad constantes, y tiene un significado profundo en nuestra vida cotidiana como una meditación sobre el equilibrio del estrés y la relajación. Experimentar la verdadera relajación es una experiencia profundamente gratificante. Y comprender cómo adoptar posturas extremadamente desafiantes sin esfuerzo, con una mente tranquila y una respiración constante, es de gran valor para la vida apurada que llevamos.

La práctica del yoga, para quien lo desea y lo siente, ayuda a profundizar en la realidad de quién eres, qué quieres y por qué estás aquí. Al profundizar en la práctica, el yoga te ayuda a dejar los viejos patrones, sentirte más abierto y feliz y vincularte con la vida de una manera más significativa.

El individuo está unido al Universo, ya es Consciencia Cósmica. El yoga facilita la identificación del hombre con el Ser Absoluto para que experimente su verdadera naturaleza profunda. La misión principal de las prácticas yóguicas es desarraigar y disolver las tendencias negativas del ego, ese aspecto de la personalidad humana que nos hace sentir disociados y diferentes de nuestro entorno.

Suele ser habitual empezar a practicar yoga a través de asanas para obtener beneficios físicos, liberarse de un dolor de espalda o de cuello o aprender a relajarse, pero poco a poco la práctica abre nuevas puertas con las que empezar a interesarse en la respiración y en otros aspectos más sutiles de la misma.

 

Fuente: www.elblogdelyoga.com

“Claves del Yoga”, de Danilo Hernández.

Deja un comentario

RESERVA TU LUGAR